Siempre pensamos primero en la vestimenta cuando nos invitan a una boda, dejando los complementos y zapatos para el final