Blog Inspiración

Philip Treacy

Posted by Judit Galan Jimenez | 29 de agosto de 2014 | No responses

philip-treacy-vf-11-9-10Philip Treacy uno de los diseñadores de sombreros más famosos y geniales de la Historia.

Con más de 25 años de carrera, el creador, cuenta entre sus clientas a las más célebres integrantes de la monarquía, como La Reina Isabel, Lady Diana o Kate Middleton y a destacadas estrellas del mundo del espectáculo, como Sarah Jessica Parker y Victoria Beckham.

Hijo de un panadero, Philip Treacy nació en 1966 en Ahascragh, un pequeño pueblo al oeste de Irlanda. De pequeño solía espiar, extasiado, las bodas que tenían lugar en la iglesia de su pueblo, frente a su casa. “Para mí, eran el equivalente a un desfile de moda”, recuerda.  Comenzó a coser a los 5 años, “Mis compañeros en la escuela hacían trabajos con madera y las niñas cosían. ¿Por qué no puedo hacerlo yo también?, le pregunté a la maestra y, aunque era muy estricta y me podría haber dado un golpe en la cabeza por preguntar, me dijo OK. En mi casa comencé a hacer vestidos y sombreros para las muñecas de mi hermana. Mi madre tenía patos, gansos y faisanes, así que contaba con todas las plumas necesarias. Ella también tenía una máquina de coser y me fascinaba ver la aguja que subía y bajaba y unía dos trozos de tela, pero no me dejaba usarla. Aun así, yo la utilizaba cuando ella salía.”

En 1985 se instaló en Dublín para estudiar diseño de moda en el Na-tional College of Art & Design.  Allí hacía sombreros un poco como un hobby, para que armonizaran con los trajes y vestidos que diseñaba, que le interesaban más que la ropa. Y más tarde fué su encuentro con Isabella Blow, su musa y “descubridora”…”Yo era todavía estudiante cuando llevé una de mis creaciones a la revista Tatler, donde Isabella era editora de moda. Un par de semanas más tarde, Issie me encargó un sombrero para su boda, con tema medieval, para llevar con el vestido de terciopelo violeta. Diseñé un tocado de encaje de oro sobre una pieza de color carne. ¡No podía creer que una novia no quisiera un velo y un collar de perlas para su boda!” Entre la excéntrica y aristocrática Blow y Treacy surgió una amistad instantánea. Todavía en su viaje de luna de miel ella lo llamó y le propuso que fuera a vivir a su casa con ella y su marido, Treacy aceptó e instaló su taller en el sótano.Los  amigos de la pareja aparecían a cualquier hora del día y de la noche y se probaban sus sombreros. “Cuando me siento deprimida, voy a ver a Philip, me pongo uno de sus sombreros y me siento fantástica”, decía Blow. “A mí me inspiraba la manera como llevaba mis sombreros. Ella, que era una aristócrata, no era snob. Creía en el talento, sin importarle de donde venía el creador”.

Ha colaboradora con diseñadores de la talla de McQueen y suyo es, por poner un ejemplo de su genialidad que pueda resultar más o menos familiar y cercano en el tiempo, el responsable de aquel increíble tocado que lució la princesa Beatriz en la boda de Kate Middleton y el príncipe Guillermo.

 

 

Deja un comentario

5 × cuatro =